jueves, 14 de abril de 2016

EL CURA PACO



De mi afición a los curas obreros tiene la culpa Alfredo Peña Santamaría, párroco de Vallecas en los años ochenta del pasado siglo. Chacho, como le gustaba que lo llamaran, nos daba clase de Literatura en el Colegio del Sagrado Corazón en la Avenida de Alfonso XIII y aquel burgalés, que en buena hora ciñó sotana, además de hacernos vivir la literatura, nos contaba, de pasada, sin alharacas, algo de ese Vallecas en el que vivía y desempeñaba su ministerio. Ya he contado que Chacho fumaba un tabaco rubio – el un x dos – que sacaba de su cajetilla blanda rojo y oro y que se fumaba en su pipa negra paladeando aquel tabaco que inundaba las clases de tal forma que ahora mi lectura de Garcilaso me lleva al “aroma “ de aquellos cigarros. Todo esto lo cuento porque me he leído la biografía de Paco García Salve, el cura Paco, y la he leído casi con pasión aunque, en algunos pasajes, se repite su autor haciéndole al biografiado un flaco favor. No importa este error pues la vida de este hombre que nació pobre, casi paupérrimo, y que se hizo jesuita y que, teniendo ya una posición en la Compañía, lo dejó todo, se marchó a una chabola y se puso a trabajar en una obra porque ahí estaba Cristo, me merece todo el  respeto y toda la admiración del mundo. Otros, en aquellos años, también lo hicieron: eran el padre Llanos, Díez – Alegría, Mariano Gamo. Eran las sotanas rebeldes del régimen de Franco, los curas que no transigían con el palio del dictador, que no querían una Iglesia de palacio porque Cristo no vivió en un palacio. Ya sé que ahora., a toro pasado, podemos decir que marxismo y cristianismo no casan (¿casa con el capitalismo?), pero, qué queréis, su actitud valiente de dejarlo todo (relictis omnibus) y seguir al Maestro me emociona profundamente. ¿Cuántos seríamos capaces de dejar nuestra comodidad burguesa por una chabola en el Pozo,  en el Pozo de los cincuenta y sesenta? Pues eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario